Arte y composición - Valeria Jaramillo | Fotografía artística y publicitaria

Arte y composición

Fotografía panorámica al amanecer en el antiguo reino de Birmania; hoy conocido como Bagan Myanmar.

Arte y composición

Ley de composición, rellena el cuadro con el objeto principal.
Ley de composición, apóyate en las líneas para dirigir la mirada en la toma.
Ley de composición, regla de los tercios.
Ley de composición, especial interés en los grupos de tres.

La composición fotográfica se podría decir es el principal elemento útil que sirve de guía para que la comunicación cobre sentido. La forma en la que se distribuyen los elementos de una escena es esencial para poder crear una imagen con fuerza. Existen varias leyes que ayudan a entender como el hombre percibe y entiende los elementos visuales. Por esta razón para comprender sobre estética hay que tener claro varios conceptos, de los que se hablará a continuación.  Sin embargo, es importante tener presente que no es necesario seguir a pie de letra las leyes compositivas, ya que éstas solo guías para ayudar al fotógrafo a expresar lo que quiere decir. Por lo tanto, es trascendental tener en cuenta que la idea por detrás de la imagen es la base para armar imágenes con valor. Cabe recalcar que existe una gran diferencia entre un fotógrafo que incorpora su cabeza y su corazón para expresarse y uno que tan solo reproduce imágenes para mercadearlas. Para mirar arte en cada rincón, es fundamental observar con atención el punto de interés a tratar y jugar con el movimiento, el color, el encuadre y más elementos para emitir un mensaje claro.

Tener el mejor equipo fotográfico no te ayudara a crear imágenes con significado si no aprendes a observar y visualizar mentalmente lo que quieres encuadrar dentro de tu fotografía. Cada fotografía debe tener un punto de interés, es decir un tema a tratar que sea el principal gestor que comunique la idea. Esto no quiere decir que tu elemento principal deba estar centrado en la mitad del cuadro; ni tampoco que éste deba ser el objeto más grande de la escena. La primera ley de la fotografía es ésta, decide antes de realizar la toma cual será el motivo que quieres que salga en el encuadre. A partir de esto solo es necesario que enfoques bien dicho elemento para asegurarte que consigas una toma nítida y de esta manera el mensaje llegue claro y directo al receptor.

Ten en cuenta que lo simple siempre es lo más apropiado, para que no existan distracciones o ruidos que obstaculicen la comunicación; intenta mantener simple y limpia la imagen. Muchas de las leyes de composición que se trataran a continuación pueden resultar bastante obvias, ya que las tenemos incorporadas dentro de nuestro lenguaje. Una de las claves para llamar la atención con tu fotografía es rellenar todo el cuadro. Es decir, ocupa la mayor parte del espacio en el encuadre para de esta forma reducir elementos que puedan distraer la atención en la escena. Un error común entre los principiantes en fotografía es querer incorporar demasiados elementos en una sola toma; si dudas sobre algún objeto que este dentro de la escena siempre es mejor sacarlo.

Las direcciones de las líneas compositivas tienen un importante peso sobre el recorrido visual que se maneja en una imagen. Por este motivo al utilizarlas se puede enfatizar sobre puntos específicos del cuadro y así llamar la atención sobre todo el encuadre. Las líneas aportan formas y contornos; las verticales, horizontales y diagonales dan un significado a la imagen. Una gran ayuda es visualizar las líneas paralelas que se tornan convergente a causa de la distancia, y utilizar este efecto para enfatizar el peso sobre el punto de interés. Ten en cuenta que cualquiera puede aprender a mirar solo hace falta poner en práctica tus habilidades, mantener tu atención en el detalle e imaginar lo que quieres que se muestre en la toma para lograr grandes tomas.

Además de tener presente las líneas dentro de la escena se debe poner especial atención sobre el flujo de la composición. Este se refiere al recorrido de la mirada del espectador, es decir como el mismo se desplaza a través de la imagen. Se puede manejar el flujo por medio del uso de las líneas (diagonales, horizontales, verticales, convergentes o divergentes); de esta manera dar al espectador la sensación de movimiento o su ausencia. Por lo general las líneas diagonales producen una sensación de dinamismo en la escena, mientras que las líneas verticales y horizontales generan un efecto más estático. Para crear una fotografía llamativa intenta mantener un equilibrio adecuado entre líneas diagonales y verticales para crear movimiento en la lectura de la toma. Una gran herramienta para contar una historia o darle importancia a tu motivo es jugar con la dirección que es similar al flujo. Ésta da la sensación de movimiento y esto hace más interesante a la escena fotográfica.

Otro componente útil dentro de la imagen es recurrir a elementos que se repitan en el encuadre; al usarlos se genera la sensación de relación entre las distintas partes dentro de una imagen. Si se utiliza de forma específica los elementos repetidos pueden generar el sentido de pertenencia o unión. De esta manera el fotógrafo puede utilizar este recurso para transmitir factores psicológicos con respecto al compañerismo.

Por otro lado, el color es un comunicador muy potente por su asociación psicológica y también permite generar asociaciones por agrupaciones en tonalidades. Los colores permiten distinguir la forma del fondo y potenciar el mensaje emocional a comunicar, por ejemplo, los colores cálidos entre los que están los rojos, amarillos y naranjas por lo general son más temperamentales reflejan alegría y emociones más intensas en cambio los colores azules, verdes y violetas forman parte de los colores fríos presentando emociones más serenas. Debido a que los colores tienen cualidades simbólicas que han sido aceptadas culturalmente, son éstas las que dan el significado a una escena.  Además, en la fotografía el contaste cobra mucha importancia ya que por medio de su manejo se puede modificar la atmósfera creando la ilusión de profundidad. Para comprenderlo mejor el contraste es la diferencia de luminosidad entre claros y oscuros dando la sensación de ritmo y distancia.

Una regla muy utilizada desde la antigüedad es la ley de los tercios. La misma que se puede comprobar que se aplica en la mayoría de las grandes obras de arte con tan solo dividir los recuadros en cuadriculas de igual tamaño de 3 x 3; una vez hecho esto los puntos de interés se muestran encima de las cuatro intersecciones. Se ha comprobado a lo largo del tiempo que al llevar los objetos principales de la imagen hacia estos puntos se logra que la imagen se vuelva más interesante ya que el espectador se detiene más tiempo a analizarla. Además, el ojo humano tiene una especial tendencia a fijarse con mayor detenimiento en los grupos impares principalmente los de tres elementos.

Para aprender a mirar es fundamental tener presente los espacios vacíos que pueden formar parte del encuadre; ya que al momento de componer son estos los que dan un significado especial al objeto principal. Por ejemplo, los espacios blancos o negros cuando se utilizan como espacios negativos permiten generar un mensaje connotativo de soledad, aislamiento o tranquilidad. Otro importante recurso y muy utilizado es trabajar con las dimensiones de una fotografía. Para esto se debe aplicar el uso de la profundidad de campo por medio de la apertura del diafragma.

Como podemos ver la composición en una fotografía es casi tan importante como la luz, ya que nos permite generar distintos mensajes connotativos. Para aplicar las distintas leyes se debe poner en práctica la observación, mientras más tiempo nos dediquemos a ver con profundidad los espacios y momentos que nos rodean más fácil será comunicar y plasmar instantes. Una vez que el fotógrafo ha aprendido a mirar es capaz de crear imágenes que están en su cabeza y reproducirlas construyendo espacios, personajes y situaciones con contenido de valor. El arte está en cada rincón, solo debemos aprender a discernir lo que nuestros ojos ven y para ello es fundamental transmitir sensaciones para crear contenidos de valor.

No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Share This